DOA 2012

Susana de Lorenzo: Voz y harmonium
Oscar Fernández: Zanfona
Xoan Piñón: Guitarra eléctrica y acústica

DOA 2012 de izquierda a derecha: Oscar Fernández, Susana de Lorezo y Xoan Piñón.



A fronda dos cervos en:

WORLD MUSIC CHARTS EUROPE ENERO 2012

GLOBAL VILLAGE EE.UU. FEBRERO 2012

RADIO NACIONAL RADIO EXTERIOR DE ESPAñA MUNDOFONIAS "FAVORITOS 2011"

WORLD MUSIC CENTRAL EE.UU. "FINALIST 2011"

RNE5 RITMOS ETNICOS

REVISTA RHEIN-ZEITUNG ALEMAñA

REVISTA TITEL ALEMAñA

REVISTA LIRA SUECIA

SOAS RADIO LONDRES "TOP TEN" 2011 ALBUMS

WORLD MUSIC.CO.UK BEST ALBUMS 2011

"XI PREMIOS OPINION MUSICA FOLK" MEJOR DISCO 2011


+ info 1 + info 2


DOA 2011 de izquierda a derecha: Oscar Fernández, Bernardo Martínez, Xoan Piñón y Susana de Lorezo.





La reconversión permanente

Del libro "Crónica do folk galego". Autores: Xoán Manuel Estévez, Óscar Losada. Editorial Tristram


Fueron aquellos últimos años setenta un período de estrenos contínuos. Todo se estaba haciendo por vez primera, mismo la creación de una industria discográfica propia: la editora coruñesa Ruada fue su primer exponente, y estrenó su catálogo con un disco igualmente histórico, ya que supuso en su momento el enlace entre la anterior generación de cantores gallegos y la de nuevos músicos, que con grandes dosis de buena voluntad iban hacer de su pasión una meta, cara a hacer germinar un movimiento entonces incipiente. En su devenir, el grupo DOA vino experimentando una reconversión permanente en sus diversas formaciones, hasta el punto de que al final de su primer período ninguno de los integrantes del grupo originario permanecía en él.

Todo empezó en A Coruña con dos músicos: Xoán Piñón y Bernardo Martínez. Sirvan las vivencias relatadas del primero para situarnos en su época y contexto:

Durante los años 73/ 76 componíamos e investigábamos en cosas como la música improvisada modal, o "free-jazz", la música sintetizada... nuestro bagaje partía de grupos como King Crimson, Hendrix... y también los renacentistas y clásicos barrocos: Bach, Haendel, Teleman, etc..
A continuación, Doa introduce a Enrique Ferreira - cello - y tenemos formación de trío. Los primeros directos como grupo los hacemos acompañando a X. Quintas Canella y arreglando sus hermosos temas. En este momento conocemos a Miro, que está preparando un disco, y después de trabajar un año aproximadamente O son da estrela escura con la formación de cuarteto y contribuyendo con un nuevo enfoque a las piezas, le proponemos a Miro trabajar como grupo con el nombre de Doa. Como refuerzo para la grabación, entran Pedro Puértolas - músico catalán de formación clásica -, que toca el violín, y Xaquín Blanco a la gaita, mientras que para los directos contamos con Michel Canadá - igualmente violín - el multiinstrumentista Francisco Luengo y Luciano Pérez Pgaita y zanfona-.

Formación directos "O son da estrela oscura" de izquierda a derecha:
Francisco Luengo, Michel Canadá Enrique Ferreira, Bermardo Martínez,
Miro Casabella y Xoan Piñón

Nuevamente, un montón de nombres propios, que el tiempo, una vez más, se encargaría de ponderar en su justa medida: Miro Casabella, lejos de ser un desconocido, venía de desenvolver una brillante carrera de cantor, durante algún tiempo unido al conjunto Voces Ceibes; por su lado, M. Canadá formaría parte de Milladoiro y F. Luengo sería director de la Capela Compostelana, -formación que se decantaría por la música de los siglos XVII / XVIII -, al tiempo que formaba parte del Grupo Universitario de Cámara de Compostela.

El aludido primer trabajo de la formación: O son da estrela escura -1979- comenzó el tratamento de repertorio medieval, representado en esta ocasión por varias composiciones de autores tan representativos como Alfonso X P Festa de Loor- Martín Códax P Cantiga V : la célebre referida al mar de Vigo- , o un tema anónimo cantado en francés en el que destaca la importancia del Camino de Santiago en el Sur da Francia P La Pernette- . Así mismo, la grabación viene siendo un compendio en el que se incluyen piezas populares gallegas, como Danza do Rosal Pprocedente de esta zona del Bajo Miño -, Danza das Espadas P en este caso de Pontevedra, pero que mantienen cierta semejanza con otras bailadas en la Bretaña y Provenza -, Carballesa P mezcla de piezas encontradas en Melide y O Carballiño -, o Romance de Doña Ausenda P otro tema anónimo, procedente esta vez del llamado Cilo Bretón -, en el que recuperó el protagonismo su intérprete vocal: Miro Casabella.

En los jardines del Rey
hai unha erba encantada,
toda muller que a come
logo queda embarazada.


Mañaniña de San Xoán
doña Eusenda madrugara,
en os jardines del-Rey
comeu da erba encantada.

De hecho, en su anterior etapa como cantor, el mencionado intérprete incluía el Romance... en su repertorio habitual de recitales en directo. De aquella, la aparición de Doa vino demostrando que en la Galicia de la época, aquel primer germinar de músicos folk conservaba algún elemento en común con nuestra historia musical reciente.

DOA en gira por USA y Canadá, de izquierda a derecha:
Miro Casabella, Luciano Pérez, Xoan Piñón y Carlos Castro

El grupo quedaría formado en aquel principio por: Bernardo Martínez -flautas, percusión-, Pedro Puértolas -violín-, Enrique Ferreira - violonchelo-, el mencionado Xoán Piñón -guitarra, laúd, mandolina- Xaquín Blanco -gaita, bombarda, percusión- y Miro Casabella -voz, zanfona, cítola- . Aquella fue la que podemos considerar primera formación folk gallega instrumental, aunque la mitad de los temas incluídos en el disco eran cantados. Tras la incorporación de músicos como Baldo Martínez (contrabajo) y Manuel Varela (Teclados), el grupo abandonaría en su estructura interna el elemento vocal, y pasaría a ser una formación exclusivamente instrumental, aunque el segundo disco, Polaridade -1984- contaba con la participación puntual del popular Víctor Manuel, que además de ser el productor de la grabación, cantó el célebre Baile de pandeiras. Pero en aquella época, Doa experimentara ya una suerte de reconversión, aún sin salirse del repertorio tradicional, que los llevó a la procura de un sonido homologable al de la vanguardia de la época - verbigracia, estética ecm , acorde con el nombre de la prestigiosa editora alemana del mismo nombre, más cercana al jazz que a otra cosa-. En esta ocasión, la ambientación musical de sonidos elaborados y sobre todo debidamente ambientados así como ciertos efectos especiales era materializado en instrumentos tan novedosos como el metalófono, percusión a cargo de Carlos Castro; otro nombre, nuevo en Doa pero veterano en la escena gallega era Pepe Bordallo -bajo-, y del sur llegaba el cordobés Javier Jurado -flautas travesera y soprano-, mientras continuaba de la anterior formación únicamente Xoán Piñón, aunque en el disco participaban como colaboradores Xaquín Blanco -bombardas y gaita gallega-, y Julio Blasco -contrabajo-. La búsqueda de una sonoridad hasta entonces insólita en la música gallega hicieron de aquel disco el primer referente del que se dio en llamar folk progresivo: repertorio tradicional con instrumentación actual. En este caso, las versiones soprendían - y mismo sorprenden hoy en día - por su insólita combinación tímbrica. Únicamente un tema de autor: Viva Ramón -Xoán Piñón- y los demás, piezas populares como Ce fu en mai -de procedencia francesa-, Resa med lekaré -sueca -, Canción dos Piratas Palemana-, Forcarei Pgallega-, así como varias versiones de las célebres Cantigas de Alfonso X El Sabio. Pero paradógicamente aquella suerte de aventura en aquella época llevaba todas las de perder, al adelantarse los músicos al tiempo que les tocó vivir.

En el estudio de grabación de "Polaridade", de izquierda a derecha: Carlos Castro,
Pepe Bordallo, Javier Jurado, Víctor Manuel y Xoan Piñón

A partir de ahí, Doa se convertirían en un supergrupo de figuras individuales, a pesar de la ausencia de Miro, ya que sus integrantes eran músicos curtidos en diversas vivencias, que tenían sus nombres precedentes en grupos como Outeiro, formación más próxima al jazz-rock con Bordallo entre seus integrantes; por su parte, Carlos Castro, tras su paso por el grupo vocal Cumbre venía de estudiar percusión, disciplina que más tarde impartiría en el Conservatorio Superior de Vigo; Javier Jurado era igualmente un docente, posteriormente Director del Conservatorio de Ourense, así como partícipe en diversas experencias corales... . De aquella, el mundo académico, restringido al ámbito clásico, comenzaba a acercarse a la escena de la música folk en las personas de nombres como algunos de los citados.

De izquierda a derecha: Carlos Castro, Baldo Martínez, Luciano Pérez
Miro Casabella y Xoan Piñón

La lucha continúa, y la formación, acostrumbrada ya a cambios en sus integrantes, graba el que sería su tercer disco: Perfiles -1986-. En esta ocasión, los nuevos músicos serían Rubén Pérez -guitarras- y Manuel Varela -teclados-, y lo más sorprendente de la grabación: el vibráfono de la mano, de nuevo, de Carlos Castro. @Alguien se imagina un tema procedente del Cancionero de Casto Sampedro tocado con este instrumento?. La respuesta está en el tema que dio título al disco, completado con otras piezas procedentes de otros folklores; por ejemplo, del portugués Vala y Tempo do Antroido, del alemán Allemande, la voz de Amancio Prada acompaña al grupo en una versión del célebre Maio... Si en la anterior grabación optaran por salirse de la norma en uso, esta vez las concesiones a la galería no contemplaron ni siquiera el hacerse entender por un público, que en todo caso aún estaba por hacer. En esta ocasión, como en tantas otras, la calidad no fue pareja en modo alguno con la popularidad. De ahí la pregunta formulada al grupo en aquella época, y respondida por su ocasional portavoz Javier Jurado:
¿Cómo pueden explicar la relación que mantienen entre música popular y grupo no tan conocido?. Yo me quedaría con la definición de Bela Bartok en cuanto a la música popular: es aquella que tiene una base melódica tradicional, del pueblo, pero puede ser arreglada de muchas formas, aún que siga siendo popular, bien sea el propio Bartok, Stravinsky... Nosotros no somos un grupo de música "folk" como se suele considerar convencionalmente ni un Bartok de la vida, pero intentamos hacer música con M mayúscula.

De aquella, tenemos que la reconversión de Doa supuso una especie de test para la afición de la época, que no dio digeridas fórmulas como la experimentada nominadamente en aquel último disco. Si a eso añadimos la dificuldad de su montaje escénico y los conseguientes gastos que conlleva en términos económicos -por ejemplo, un instrumento como el vibráfono-, resulta evidente la dificuldad de su supervivencia artística. No hacían bailar al público, no estaba asentada una dinámica concertística al respecto de nuestra música de raíz, sí en cambio funcionaban los clichés que limitaban el concepto de popular a una música elemental y simple, cara la elemental y consabida pachanga. Ellos, al contrario, se decantaron por una suerte de folk experimental, más tarde continuado con otras fórmulas por otros músicos. A Doa les quedó para la posteridad su condición de precursores, anticipándose a las modas sin beneficiarse materialmente de ellas. El tiempo demostraría la validez de un músico como Carlos Castro, a quien la música del grupo parece perseguirle en su posterior trayectoria musical, aún siendo un instrumentista versátil, que lo mismo fue requerido por Fuxan os Ventos, para su reaparición en el año 99, que por Uxía, Saraibas y los más insospechados músicos, que convirtieron al músico coruñés de nacimiento, en una suerte de corredor de fondo de nuestra música, en su múltiple faceta instrumentalP percusiva, como luego se comprobará durante la década de los noventa.

En su devenir como grupo, Doa experimentó una reconversión tal, que al final de esta larga etapa, ninguno de los componentes de la formación originaria permanecía entre sus integrantes mediada la década de los ochenta, que fue cuando desparecieron de la vida artística.

"Arboretum", de izquierda a derecha:
Nora McEvoy, Xaquín Blanco, Bernardo Martínez y Xoan Piñón

Posteriormente reaparecerían en el Festival Folk Cidade Vella, de Santiago -1995-, con un espíritu análogo al de la primeira formación: sonido acústico y repertorio más o menos medieval. Características que mantuvieron en su reparición, lo que viene siendo cuarto disco del grupo: Arboretum -2002-, título alegórico- en latín -, con el que intentan simbolizar a Galicia como un jardín botánico. Para esta reaparición de Doa tomaron la iniciativa, de nuevo, sus lengendarios miembros Xoán Piñón -guitarra acústica, laud, mandolina, banjo y arreglos- Bernardo Martínez -arreglos-, y Xaquín Blanco -gaitas gallega e irlandesa, flautas y percusión gallega-, a los que se unió la irlandesa Nora McEvoy -violín-, Javier Ferreiro -percusión-, Francisco Luengo -Viola de gamba- Alfonso Morán -contrabajo-, Luciano Pérez -Organistrum-, Roberto Grandal -acordeón-, para completar el término de esta nueva grabación, realizada con sonoridades igualmente provenientes de aquella primeira época del grupo: laúd, mandolina, gaitas, percusión, violín... para un repertorio en el que destacan las piezas populares gallegas, completándose el disco con dos Cantigas de Sta. María y tres composiciones de autor Pentre ellas un reel irlandés-. Este retorno al principio es vivenciada por Xoan Piñón con la ilusión de quien continúa retomando una permanente andadura ya experimentada:

Del espírito del disco yo diría que respira Libertad; es decir, fieles a la historia del grupo. Trabajamos sin presión ninguna de tiempo, dinero, modas, discográficas, etc., y como los tres anteriores será nuevo en estilo, arreglos e instrumentación.

Formación inicial del disco "Arboretum", de izquierda a derecha:
Bernardo Martínez, Xoan Piñón, Nora McEvoy, sentado
Xaquín Blanco


En Diciembre de 2004, DOA reaparece en la presentación del videojuego "O Templo" en formato trío (Bernardo Martínez, Xaquín Blanco y Xoan Piñón) ofreciendo en la sala Capitol de Santiago un memorable directo que incluye los temas "Ancello do silencio" y "Como soños de nacre" que la empresa Interacción, creadora del videojuego, elige para la banda sonora de " O Templo".

DOA interpreta también una selección de sus discos editados.

O Templo, recibió el premio a la Mellor Producción Multimedia que entrega Eganet, la Asociación de Empresas Gallegas Dedicadas a Internet.


De izquierda a derecha: Xaquín Blanco, Xoan Piñón y Bernardo Martínez


DOA Y ROSA CEDRÓN

Desde Martín Códax hasta el Códice Calixtino, pasando por las Cantigas de Santa María y los Romances al pie del Camino de Santiago. Cantigalia es un proyecto que bebe del espíritu medieval, que se impregna de la particularidad de sus melodías y que rescata y transmite el esplendor de aquellos tiempos en los que Gallaecia fue referente cultural.

De nuevo, volverán a sonar como antiguamente en pazos y castillos, sentimientos de amor cortesano, llantos por amados que no regresan del mar, picarescas y tramas entre semejantes, denuncias sociales e incluso, aventuras empuñadas por el bastón que camina hacia el Apóstol.

Además, nos muestran el influjo que perduró por encima del transcurso de los siglos en nuestra temática popular. Rescatan tesoros que nunca durmieron entre nobles, pero que, sin duda, embrujaron a los campesinos que cantaron a su semejanza y que se instauraron entre ellos como tradicionales, guardando bajo juramento la confidencia.

Por un lado, la interpretación innovadora de la música popular y medieval, unida a la experiencia de las manos de Doa, aportan a esta aventura el equilibrio perfecto entre los sonidos ancestrales y la contemporaneidad, dotando cada nota de la sobriedad necesaria sin olvidar el peso del transcurso del tiempo.

En la otra orilla, Rosa Cedrón , asegurando la homogeneidad con el mejor estandarte: el canto sincero, transparente y seductor que corona cada tema haciéndolo único e irrepetible.

FORMACIÓN

Xaquín Blanco: Gaita y flautas.

Rosa Cedrón : Voz y violoncello

Bernardo Martínez : percusión y teclados

Xoan Piñón : Guitarra acústica

De izquierda a derecha:
Bernardo Martínez, Xaquín Blanco, Rosa Cedrón e Xoan Piñón


“A Fronda dos Cervos” (2006)

Este trabajo fué grabado y masterizado después de la gira de conciertos Doa Rosa Cedrón "Cantigalia" (2005) y no está editado en soportes comerciales.

Desde su particular visión, Doa recrea el mundo musical medieval: Cantigas de Sta María, Códice Calixtino, cantigas de escarnio y maldecir, de amor, de amigo y composiciones propias basadas en las estructuras melódicas de la música galaico portuguesa. Incluye un amplio estudio crítico literario de los textos.

Formación:

Xaquín Blanco: Gaitas, frautas y cromorno
Bernardo Martínez: Percusión, teclados, produción musical
Xoan Piñón: Guitarras y laud
Oscar Fernández: Zanfona

Colaboraciones Musicales:

Rosa Cedrón: Voz
Leilía: Voces

Otras Colaboraciones:

Estudio crítico literario: Federico Pérez
Prólogo: Eva Veiga
Diseño gráfico: Miguel Pinheiro
Grabación voces: Mare
Documentación : Guillermo Escrigas



"A fronda dos cervos" (2010)

En 2009, el grupo DOA incorporó a Susana de Lorenzo en la formación previa, el trabajo de "A fronda dos Cervos" - que fue grabado en 2006 con la voz de Rosa Cedrón, mezclada y masterizada en el estudio "Mare"- es lanzado de nuevo con el nuevo disco, con mezclas y arreglos.

Para celebrar el centenario de "Luis Seoane"', el gran autor e intelectual gallego, DOA dio un concierto "unplugged" en el auditorio de la biblicoteca "Miguel González Garcés" en A Coruña el 1 de Junio de 2010, dando comienzo de este modo a una nueva fase.

Miembros del grupo:

Susana de Lorenzo: Voz
Xaquín Blanco: Gaitas, flauta, oboe
Bernardo Martínez: Percusión
Xoan Piñón: Guitarra acústica
Oscar Fernández: Zanfona

Mira el concierto

DOA de izquierda a derecha: Xoan Piñón, Bernardo Martínez, Susana de Lorezo, Oscar Fernández y Xaquin Blanco.

DOA 2011